Jinetes de lo impuro

A veces, cuando pienso
que he de acabar en polvo
y en el polvo,
me asaltan las incógnitas
y gusto elucubrar disparatando.
¿Qué habría sido del hombre
si lo hubiese creado Dios
de acero inoxidable
o de metacrilato
o, por qué no,
de luz?***Cuando Dios insufló
su hálito en el hombre,
éste se irguió sobre sus dos columnas
y guardando equilibrios
alzó sus manos hacia las estrellas.
Luego, reconociéndose
parte del universo
lo aspiró largamente, conmovido,
tentó el suelo con paso vacilante,
afianzó sus plantas en la tierra
y brotó la palabra de su boca.
Y dijo soy. Y fue su primer grito
de libertad, surgiendo inabordable
desde la claridad de su consciencia.

***

Cada mañana
tengo que repetirme que la muerte
es este sol que alumbra los rincones,
que rebulle el espíritu
y me desnuda el corazón de harapos.

Cada mañana
sacudo las alfombras de la angustia,
pinto de azul los miedos de la noche
y abro de par en par
las puertas a la vida…

***

SKU: P#0006 Categoría:

Descripción

Obra publicada en (Agua Clara-2003).

Información adicional

Peso 0.174 kg
Dimensiones 15.5 × 0.6 × 21.5 cm
AGOTADO

"Producto temporalmente fuera de stock."

Nº de Páginas

88

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Jinetes de lo impuro”